¿De ciencias o de letras? El humanismo en la sociedad (II)

Hace tiempo que no escribo. Adelanto que este curso que en breve comenzará será todavía menos prolífico en cuanto al blog que los anteriores: trabajaré como profesor en el colegio de Fomento El Prado.

Y como comprenderéis el tema educativo cobrará una importancia mayor entre los puntos sobre los que puedo profundizar.

Es sobre este punto, en el que ya avancé algunas cosas en otro post (Una forma global de acceder a la verdad) sobre lo que me propongo disertar.

El peso que tiene el pensamiento humanista en la educación.

La cuestión principal mira directamente a los planes educativos actuales y a las medidas tomadas por los diferentes organismos autonómicos competentes en materia educativa. En Madrid y en muchas otras CCAA el biligüismo ha tomado gran parte del panorama educativo. Lo reclaman los padres. Pero una pregunta que me hago yo es ¿realmente saben los padres lo que conviene a la formción y al crecimiento de sus hijos? No se trata de poner en duda su posición como padres (primeros agentes educadores de la persona) sino de poner en duda la cuestión de la finalidad.

Está socialmente reconocido que un estudiante es bueno cuando saca buenas calificaciones. Pero eso no es cierto. Un estudiante es primariamente y esencialmente una persona, un ser destinado a la felicidad.

Veamos esto al analizar un simple dato: la elección de perfiles profesionales de la juventud. Aplasta el resultado: casi el 50 % de los estudiantes universitarios optan por carreras del ámbito del derecho, la economía, la empresa o la ingeniería, otro 28 % opta por carreras del ámbito de la salud y el 22 % restante se divide entre dobles titulaciones y humanidades. Este dato queda mucho más aclarado en que de ese 22 % no-técnico más del 20 % es en la UNED (el centro universitario que más matriculados tiene) lo que sugiere que se trata de segundas carreras o carreras con perfiles menos técnicos. Conclusión: más del 80 % de los estudiantes universitarios opta por carreras científicas, frente a menos del 20 % que prefiere carreras humanísticas. Y esto, lo queramos o no, tiene un reflejo suficiente en la sociedad española actual.

La cuestión principal que se extrae de este dato es qué buscan las personas en la vida: ¿lo económicamente util o lo mejor?

Quiero adelantar que no estoy en contra de las carreras técnicas, ni mucho menos (empecé una carrera como tal al terminar el bachillerato), sino que pretendo mostrar que en las aulas en las que se preparan los futuros estudiantes y los futuros trabajadores que deberán responder ante los retos de la humanidad, se echa de menos alguno más que se pregunte de verdad sobre esos retos del futuro.

Hacen falta, por tanto, filósofos, pedagogos, filólogos o historiadores. O para empezar, educadores comprometidos con la verdad sobre el hombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s