Sobre la sutil diferencia entre intelecto y razón.

 

pensa

Me lanzo a escribir de nuevo sobre un aspecto puramente teórico que he estado gestando en las últimas semanas: hasta qué punto el hombre es un ser racional y no un ser intelectual, y si de alguna manera son sinónimos o no.

Partimos del supuesto argumental de que en efecto razón e intelecto son para la mayoría sinónimos puros. Podemos hablar de una identidad uno a uno. Mi cometido es mostrar que en realidad se tratan de dos conceptos análogos, es decir, no son sinónimos puros sino mixtos: se parecen en algo pero también son diferentes. Será por tanto importante fijarse en esa sutil diferencia.

El intelecto es lo que tiene el hombre, la razón es la herramienta del intelecto. Se puede ser muy racional y muy poco intelectual. La razón atiende a lo concreto y singular frente al intelecto que busca lo universal y general.

El ser humano conoce por ambos caminos. Por la vía racional emergen ciencias como la matemática o la física, fundamentadas en la lógica. Por la vía intelectual llegamos al conocimiento vital y al conocimiento argumental. También están basados en la lógica, pero en este caso de una lógica no procedimental sino esencial, es decir, en una lógica de lo real.

Por la vía racional no podemos llegar a la determinada causa final y eficiente, nos quedamos con la causa material y formal, de tal manera que no ahondamos más en el ser de lo conocido que por medio de los fenómenos, que nos muetran certeramente el noúmeno, en la llamada causa formal; el qué de la cosa.

Por la vía intelectual aprehendemos la cosa. Accedemos a la causa final y eficiente, de tal manera, que sin agotar el ser de lo conocido lo esencializamos en la realidad, es más, lo ubicamos en un “ubi” no físico, sino temático, metafísico.

A modo de conclusión, en el hombre de nuestros días, el hombre fruto de  un rancio racionalismo,  advertimos con mucha frecuencia un uso inequívoco de la razón, olvidandonos de que también existe el intelecto, un intelecto que nos abre al ser de un modo super-racional, es decir, que es más que racional.

 

Francisco Prieto

Anuncios

17 thoughts on “Sobre la sutil diferencia entre intelecto y razón.

  1. Caballero, los datos que usted da en Manifestómetro son totalmente erróneos, y de un modo sospechoso. 2-3 personas por m2 es estar prácticamente quieto y muy apretados. Y las cifras de los colegios no salen. Por no hablar de Madrid, 6 millones de habitantes es casi el doble de la cifra real.

    ¿No trabajará usted para la COPE?

  2. Manda narices que la educación de los niños de Madrid esté en manos de gente como usted que tiene un absoluto desconocimiento de las Matemáticas (y encima va de defender la Razón)

  3. Muy divertido. Si. Parece que no nos hemos parado a medir el ancho de una persona y que no tenemos ni idea de lo que exáctamente es un metro cuadrado. Creo yo que es algo así como un metro por un metro. Es decir lo que cabe en un cuadrado de metro de lado, es decir lo que cabe más o menos en unas 4 x 4 baldosas de cualquiera calle de madrid. Más o menos como unas dos veces la altura de una mesa de ordenador como en la que estás, oh querido lector, ahora mismo. Piensa, querido lector si en ese metro cuadrado caben o no cerca de 4 o 5 personas. Oh querido lector. Aprende de tus errores.

  4. Hola:
    Yo estuve en la manifestación con unos amigos, llegamos a las 17:30 cerca de la puerta de Alcalá, queriamos quedarnos al final y esperar la cabecera de la manifestación por la primera fila esperando la cabecera, imposible tuvimos que bordear las calles laterales y colocarnos por donde estaba la cámara de telemadrid, todas las boca-calles estaban repletisímas de gente, hasta Colón , Cíbeles, Alfonso XXII, calle Serrano, son avenidas enormes con más de cuatro carriles de circulación, os aseguro que estaban repletas y no se podía avanzar ni un paso, en algunos puntos hasta no podías ni respirar de lo apretados que estabamos.
    Había personas de todas las nacionalidades, muchos extranjeros tambien estaban en la manifestación, latino-américanos, franceses, arábes y alemanes americanos etc..
    La vida y el derecho a vivir, siempre triunfará.
    Quienes destruyan a sus seres humanos de su propia carne y de su propia sangre, creedme se destruyen a ellos mismos.
    saludos.

  5. Kiko…¿Qué te ha pasado que ya no escribesÇ? ¿Quieres un consejo? Escribe cosas breves: así será más fácil de leer, y sobre todo más fácil de escribir: por no decir que muchas veces lo más interesante es la discusión posterior en los comentarios.

  6. Mola. Te da aire intelectual.
    Sobre el escribir, solo decirte que tienes toda la razón. Incluso para mi cometido en el blog -se trata de cosas que voy leyendo y que me gustan en su forma de argumentar y de ser contadas, así como una cierta profundidad de tipo filosófico- me parece apropiado. Tipo glosas o algo así.
    Tengo muchas anotaciones y citas en una libretilla negra, espero poder sacar un ratillo, quizá la semana que viene, para colgarlos al blog y que se reavive.

    En otro orden de cosas, hace dos semanas aprobé el práctico de conducir, con Jose Luis, el mismo que tu hermano. ¿Tú lo tienes? Imagino que si, ya que Oviedo no tiene pinta de tener un metro y una red de buses gigantesca, y para moverse es debe ser toda una odisea.

    Si quieres por correo me cuentas más y yo te cuento. Ok.

    Ya sabes. pacoprieto@h…

  7. Dejando de lado la discusión teológica, y considerando tu argumento, Kant bien podría decirte que el intelecto es esencialmente inútil, pues, palabras más o menos, es imposible aprehender conceptos metafísicos o, mejor dicho, comprender la metafísica.

    Por cierto, tienes un gazapo en un comentario: no es “valdosa”, es baldosa.

  8. ¡Qué interesante! ¿Podrías, acaso, demostrar, en el sentido estricto de la palabra, la filosofía de algún pensador? Puede ser idealista, positivista, humanista…

  9. Juancho, precisamente has dado con una importante llaga de lo que pretendo hacer ver.
    Para conocer realmente las cosas no es estrictamente necesario demostrarlas.
    Tu pregunta va de lleno hacia una cuestión de Historia de la Filosofía.
    Cuando digo que la filosofía kantiana era indemostrable lo afirmo dede la evidencia o primer preámbulo que queda definido ya en el gesto de Descartes, de que la intuición intelectual es eso, intuición. Todo el constructo que elabora Kant por muy estructurado y en apariencia certero es una intuición de la razón.
    Kant investiga sobre qué y cómo es el método científico (lo mismo hace Descartes) y trata de lanzarlo para la filosofía. Pero precisamente en la primera intención reside su error. Ajusta unos preámbulos filosóficos a la ciencia que él conoce, a una ciencia que ha sido arrastrada hasta nuestros días, un ciencia que lo explica todo, y que al final no explica casi nada importante -me dirás lo que otros me han dicho ya, que si los avances de la ciencia y la tecnología, que si los alimentos, que si las vacunas, y demás; ninguna de estas cosas ha respondino nunca a las más apremiantes preguntas sobre la existencia misma, o sobre el fin de la vida y la felicidad (por decir algún tema clásico).

    Con el inicial post que comentaste quería llegar a mostrar (como dijo Hegel eso es el fin de la filosofía, “contar y argumentar sobre cosas ya sabidas”) que no solo existe la razón (lógica y dialéctica) sino que tambien existe el intelecto (dialógico y connatural).

    Por ahí van los tiros.

  10. Hmmm… yo no te voy a hablar de ciencia. Si te das cuenta, ahora empleas el término mostrar. Me temo, Kiko, que si vas a emplear las mismas herramientas que empleaste para decir que Kant, después de Descartes, es indemostrable, puedes ser igualmente rebatido. Por ejemplo, decir que el fin de la filosofía ahora se encuentra en el empleo adecuado del lenguaje, tal como dijo Heidegger, es igualmente válido, o como decía Nietzche, que el orgullo del filósofo oscurece lo inútil de afirmar que su saber lo abarca todo.

    Pero, ¡hey!, podrías decirme que no a todo esto, aludiendo al pensamiento de otro filósofo, o incluso mediante tus propias y originales conclusiones, y seguirías teniendo la “razón” de tu lado, tal como ocurriría con la persona que apelara a esas afirmaciones. Se trabarían, entonces, en una batalla como la de los antiguos filósofos griegos que, durante las Olimpiadas de la antigüedad, discutían día y noche.

    ¿Ves por “dónde van mis tiros”?

  11. Me sorprendió que de repente, además de la razón y el intelecto, introduzcas la lógica…..

    Soy de Suiza, tengo que escribir con diccionarios y utilizo terminologías kantianas.

    Diría que el intelecto es la facultad, la razón es su instrumento. La lógica es otro instrumento que sirve sólo para descubrir un error; no es la base de nada.

  12. Respecto al último comentario, pretendo aclarar lo que se me pregunta:

    Yo no pongo en el mismo nivel a la lógica que al intelecto o la razón.
    La lógica, como señalas es medio (también la razón y el intelecto lo son).

    Señalas que el intelecto es facultad y la razón es instrumento. Y creo entender lo que dices, pero te invito a una reflexión más honda: ¿hablar es un acto de la razón o del intelecto? Parece claro que del intelecto, pues no nos ponemos a deducir lo que tenemos que decir, cada palabra o frase, simplemente, la decimos de modo habitual (como un concer habitual, virtuoso)
    La razón se acerca más a lo que se llama lógica pues opera con fenómenos puros sobre los que establece relaciones de causalidad (formal) y de cantidad (tipo causa material). Lo que yo llamo intelecto (algunos han dicho que debería llamarlo imaginación; no contestaré a esto ahora) es la capacidad de connaturalizarse con la realidad. Es propio y exclusivo del hombre. Algunos animales pueden llegar a tener algún atisbo de racionalidad (viejo tema para un tal Manuel Abeledo), pero nunca llegarán a tener intelecto. El intelecto permite que conozcamos las cosas con certeza sin necesidad de un rigor empírico-matemático. Permite hablar de una riqueza interior, permite hablar del espíritu. Si me apuras permite conocer a Dios y la existencia del alma. Por eso no se puede hablar de “demostrar la existencia de…”, porque estas no se demuestran, se conocen.
    Conocer no es demostrar. Demostrar puede ser no conocer, sino desglosar, sin penetrar en la esencia.

    Saludos.

  13. Permite hablar de una riqueza interior, permite hablar del espíritu. Si me apuras permite conocer a Dios y la existencia del alma

    Nunca hubo necesidad de apurarte; esa siempre fue tu única, ineludible e inevitable conclusión. Y eso que te dije desde un principio “dejando de lado la discusión teológica”…

    Pero muy astuto de tu parte eso de “conocer no es demostrar”, aunque impracticable. Si así fuera, todos los estudios sobre esquizofrenia deberían replantearse, así como otras condiciones que conlleva el síntoma de la alucinación (tal y como comprende la R.A.E. esta palabra).

  14. He vuelto sobre viejas conversaciones…y veo dos cosas. Primero, que sigo diciendo que el intelecto permite acceder al fin y a la realidad en cuanto tal, y segundo, que el tema teológico recurrente, lo es porque es la GRAN PREGUNTA que todo filósofo se ha hecho alguna vez.

  15. Ciertamente comparto con usted, Guénon y otros la diferencia entre intelecto y razón, pero le pregunto, ¿no los confundió Santo Tomás alguna vez?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s