La realidad del hombre como ser sistémico: un modo más alto de pensar.

No hay que extrañarse de que en estos días de crisis y de bajón moral (vease la causa o voz “derecho a morir” o “interrupción voluntaria del embarazo”), nos veamos en la tesitura de plantearnos el destino y el sentido de nuestra existencia como seres humanos, como seres de una misma realidad.
Es sencillo atreverse a sugerir rincones donde la acción humana es acertadamente propia. Lo propio del ser humano es su pensar, su alma-morfización de la realidad.
Al pensar, al conocer, no cambiamos la realidad en sí, pero es notorio que la atribución que ella misma genera en nosotros es diferente. Ya no miramos de igual manera las cosas que nos interesan.
Ante esta realidad podemos posicionarnos bajo dos preámbulos de pretensión cognoscente, dos formas de pensar propiamente humanas.
Kant dividió esta forma de pensar, bajo la atenta indicación de los juicios de la razón (pura), en dos formas: los enunciados analíticos y los sintéticos.
Para Kant los fenómenos se presentan inconexos en cuanto a la causalidad y la naturaleza de los mismos se refiere. Ya que no podemos conocer el noúmeno de las cosas (la cosa en sí), hemos de abogar por la estricta sensitividad de las cosas.
Nuestro conocer será exclusivamente deductivo. Ya que la inducción es presentada como un método poco fiable, al incurrir en emplear los juicios a priori, sin la concurrencia de la experiencia.
Yo propongo lo siguiente: el método sistémico, al menos en lo que al fundamento de nuestro pensar se refiere.

Ya que ese método responde de la mejor forma posible al qué de la relidad, especialmente la realidad de lo humano, que no es aislada sino que es engranada, es decir, sistémica.

Cito una frase de un célebre filósofo que dan en el clavos sobre lo que propongo:

En el ámbito de lo humano es mejor ser sistémico que analítico. Ser sistémico es ser reunitivo, epagógico o inductivo, como señala Aristóteles. Es mejor proceder de esta manera porque en los asuntos propios de la esencia humana todo dice relación a todo. No hay — por así decir — hilos sueltos. Conviene ver la trabazón y mutua remitencia de todos los asuntos entre sí. ” (Leonardo Polo. Ayudar a crecer. Cuestinones de filosofía de la educación)

Es por tanto necesario desterrar en parte la idea de que el hombre es un objeto analítico, un qué que puede ser aprehendido analíticamente. Ya que pensar sistémicamente no solo toma el todo relacional que existe en lo humano, sino que además supera al método analítico por amplitud.

 

Francisco Prieto Roselló.

Anuncios

2 thoughts on “La realidad del hombre como ser sistémico: un modo más alto de pensar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s