Aquel que tenga sus oidos para oir esto, que lo oiga.

Who has their ears to hear this, hear it.

Kush ka veshët e tyre për të dëgjuar këtë, të dëgjojë atë.

Wer hat seine Ohren zu hören, hören.

الذي آذانهم لسماع ذلك ، استماع اليه.

Aquell que tingui les seves orelles per escoltar això, que ho senti.

誰都有自己的耳朵聽到這一點,聽到這種說法。

Qui a les oreilles pour entendre le présent, l’entendre.

Ποιος έχει αυτιά τους να ακούσουν αυτό, το ακούω.

Wie heeft hun oren te horen dat dit, hoor.

Chi ha orecchi per ascoltare le loro presente, si sente.

Quem tem ouvidos para ouvir os seus isso, ouvi-lo.

ใครมีหูของพวกเขาจะได้ยินนี้ได้ยินมัน.

Кто имеет уши слышать это, слышать это

 

«Los abajo firmantes, profesores de universidad, investigadores, académicos, e intelectuales de diferentes profesiones, ante la iniciativa del Grupo Socialista en el Congreso, por medio de la Subcomisión del aborto, de promover una ley de plazos, suscribimos el presente Manifiesto en defensa de la vida humana en su etapa inicial, embrionaria y fetal y rechazamos su instrumentalización al servicio de lucrativos intereses económicos ó ideológicos.

 

En primer lugar, reclamamos una correcta interpretación de los datos de la ciencia en relación con la vida humana en todas sus etapas y a este respecto deseamos se tengan en consideración los siguientes hechos:

 

a) Existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación. Los conocimientos más actuales así lo demuestran: la Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad genética singular; la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto, en cuyo núcleo se encuentra la información genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación celular; la Embriología describe el desarrollo y revela cómo se desenvuelve sin solución de continuidad.

 

b) El cigoto es la primera realidad corporal del ser humano. Tras la fusión de los núcleos gaméticos materno y paterno, el núcleo resultante es el centro coordinador del desarrollo, que reside en las moléculas de ADN, resultado de la adición de los genes paternos y maternos en una combinación nueva y singular.

 

c) El embrión (desde la fecundación hasta la octava semana) y el feto (a partir de la octava semana) son las primeras fases del desarrollo de un nuevo ser humano y en el claustro materno no forman parte de la sustantividad ni de ningún órgano de la madre, aunque dependa de ésta para su propio desarrollo.

 

d) La naturaleza biológica del embrión y del feto humano es independiente del modo en que se haya originado, bien sea proveniente de una reproducción natural o producto de reproducción asistida.

 

e) Un aborto no es sólo la «interrupción voluntaria del embarazo» sino un acto simple y cruel de «interrupción de una vida humana».

 

f) Es preciso que la mujer a quien se proponga abortar adopte libremente su decisión, tras un conocimiento informado y preciso del procedimiento y las consecuencias.

 

g) El aborto es un drama con dos víctimas: una muere y la otra sobrevive y sufre a diario las consecuencias de una decisión dramática e irreparable. Quien aborta es siempre la madre y quien sufre las consecuencias también, aunque sea el resultado de una relación compartida y voluntaria.

 

h) Es por tanto preciso que las mujeres que decidan abortar conozcan las secuelas psicológicas de tal acto y en particular del cuadro psicopatológico conocido como el «Síndrome Postaborto» (cuadro depresivo, sentimiento de culpa, pesadillas recurrentes, alteraciones de conducta, pérdida de autoestima, etc.).

 

i) Dada la trascendencia del acto para el se reclama la intervención de personal médico es preciso respetar la libertad de objeción de conciencia en esta materia.

 

j) El aborto es además una tragedia para la sociedad. Una sociedad indiferente a la matanza de cerca de 120.000 bebés al año es una sociedad fracasada y enferma.

 

k) Lejos de suponer la conquista de un derecho para la mujer, una Ley del aborto sin limitaciones fijaría a la mujer como la única responsable de un acto violento contra la vida de su propio hijo.

 

l) El aborto es especialmente duro para una joven de 16-17 años, a quien se pretende privar de la presencia, del consejo y del apoyo de sus padres para tomar la decisión de seguir con el embarazo o abortar. Obligar a una joven a decidir sola a tan temprana edad es una irresponsabilidad y una forma clara de violencia contra la mujer.

 

En definitiva, consideramos que las conclusiones que el Grupo Socialista en el Congreso, por medio de la Subcomisión del aborto, trasladará al Gobierno para que se ponga en marcha una ley de plazos, agrava la situación actual y desoye a una sociedad, que lejos de desear una nueva Ley para legitimar un acto violento para el no nacido y para su madre, reclama una regulación para detener los abusos y el fraude de Ley de los centros donde se practican los abortos».

 

Francisco Prieto Roselló (firmante indirecto)

Anuncios

5 thoughts on “Aquel que tenga sus oidos para oir esto, que lo oiga.

  1. Basta decir que ya el primer punto es falso y el texto completo ha sido públicamente criticado por personalidades dedicadas a la investigación médica y biológica.

    Por otra parte, un manifiesto bajo el epígrafe “Los abajo firmantes, profesores de universidad, investigadores, académicos, e intelectuales de diferentes profesiones…”, sin precisar que muchos de ellos ni siquiera pertenecen al ámbito científico o son profesionales de entidades católicas, es bastante engañoso. Sí, un profesor de teología o de económicas puede expresar su opinión, pero utilizarla para “hacer bulto” junto a las de otros, mezclando falacias de autoridad y ad populum, deberia avergonzar a quien ideó la campaña.

    Creo que podrían haber sido más honestos eliminando algunas de las afirmaciones, claramente acientíficas, y presentándose de otro modo.

  2. Manuel si el primer punto es falso, me gustaría que lo argumentaras. Por otra parte creo que existe un vídeo producido por la nada sospechosa National Geographic en colaboración por la tampoco sospechosa BBC británica en la que se afirma sin tapujos que la vida humana comienza desde la fecundación del un esperma y el óvulo, y que ese ser es necesariamente distinto al ser del óvulo y del esperma y que a su vez no es en absoluto parte de la madre. Realmente advierte todas las notas fundamentales de la persona: autonomía, sigularidad y apertura.

    Y sobre la cuestión de la falta de autoridad que denuncias en los firmantes, decirte que todos trabajan en campos en los que como poco algo tienen que decir sobre el tema. Ciertamente los habrá más o menos próximos: en eso no cabe duda. Pero la autoridad de los argumentos no parten de la autoridad de los que los enuncian; al menos en cuanto a un debate entre personas adultas, que de eso se trata. Los argumentos de autoridad se usan no en carencia de racionalidad, sino en base a la aptitud de los argumentantes.
    Y sobre la supuesta orientación de los firmantes, que según tu ya a priori están inclinados a favor de la vida, bastaría afirmar (ad absurdum) lo propio para los otros. ¿Acaso no hay una evidente carga ideológica en la defensa del aborto? Negarlo es incurrir en bastantes absurdos: ya que se puede argumentar en favor de una conveniencia social que legitime el aborto, pero no se puede demostrar la legalidad del aborto. Demostración equivale a objetividad, conveniencia social suena más a convencionalismo. Y puesto que en este caso no existe tal acuerdo, entiendo yo que lo prudente es no convenir en hacer juicios de valor que se salgan del ámbito de la objetividad y la claridad de la cordura.

  3. Por cierto, me he pasado por tu blog y he visto el post del fundamentalismo ateo, y te felicito. Pese a que no comparta tu tesis atea, siempre he apostado y apostaré por la argumentación racional.
    Y puesto que me dedico en cierta manera a la formación (eso de la educación primaria, que tiene mucha importancia) hay que auto-recordarse siempre eso de que se educa hacia y para la racionalidad.
    Sostengo que el hombre es algo más que racionaldiad, pero he descubierto que las notas del psiquismo humano están jerarquizadas en orden a lo racional.
    Estos tipos fundamentalistas (tanto ateos como creyentes) evidencian una falta de educación tremenda: su racionalidad no les dirige, son como los guerreros de Platón, su auriga es el vientre: las pasiones.
    Saludos.

  4. El primer punto es falso (y me resulta una sorpresa bastante desagradable).

    … la Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad genética singular

    Según esto, el caso de los gemelos idénticos, originados en un mismo cigoto, da lugar a un solo individuo.

    la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto, en cuyo núcleo se encuentra la información genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación celular

    No todas las células tienen el mismo ADN. Se debe a las mutaciones, aunque esto es sólo una curiosidad.

    la Embriología describe el desarrollo y revela cómo se desenvuelve sin solución de continuidad.

    La embriología describe un desarrollo potencial. No es válido tratar el aborto desde una perspectiva contraria a la línea de tiempo (considerando los seres humanos y luego descendiendo hasta su origen) porque sólo el 30% de los cigotos llegan a convertirse en seres humanos. No hay una relación unívoca. Me resulta muy difícil creer que personas con semejante formación científica firmen un manifiesto que establece una equivalencia entre bebés (un ser humano casi completamente formado) con cigotos o embriones (que no sólo no están formados ni tienen las características que los hacen verdaderamente humanos, como el sistema nervioso, sino que sólo son personas “en potencia”).

    La declaración no es objetiva y precisamente eso es lo que critican los científicos que he citado (y cuyo enlace, creo, ha desaparecido). Manipular la ciencia para justificar una ideología es perverso y maquiavélico.

    Por otra parte, yo no he dicho que los firmantes carezcan de autoridad sino que utilizar sus titulaciones y trabajos constituye una falacia de autoridad.

    ¿Acaso no hay una evidente carga ideológica en la defensa del aborto? Negarlo es incurrir en bastantes absurdos: ya que se puede argumentar en favor de una conveniencia social que legitime el aborto, pero no se puede demostrar la legalidad del aborto.

    El aborto debe redefinirse como un derecho y se está haciendo. Por lo tanto, sí, es posible que haya una carga ideológica, pero no es liberticida. Del mismo modo también había una carga ideológica en muchos otros avances sociales. Pensemos que hace no tanto el divorcio y el uso de anticonceptivos estaban prohibidos, y los mismos que hoy se manifiestan contra el aborto protestaron entonces.

    ¿Por qué no admitir el derecho al divorcio? Proporcionaría un método para que aquellas parejas mal avenidas pudiesen continuar con sus vidas, y es innegable que hay parejas en las que la reconciliación no es posible. Debe permitirse el divorcio, ignorando la ideología, y lo digo sin acritud, liberticida.

    Del mismo modo, ¿por qué no admitir el uso de anticonceptivos? De nuevo tenemos los motivos puramente ideológicos contra otros más pragmáticos y socialmente convenientes. Por una parte está un señor que dice que están mal, por otra millones de personas con SIDA, sífilis, superpoblación, hambre, etcétera. Es más, si yo no soy religioso, ¿cómo podría ser lícito que no se permitiese en mi país el uso de anticonceptivos?

    En definitiva, se debe legislar en base a la realidad social, y ésta indica que si una persona quiere abortar lo hará. El gobierno puede hacer dos cosas: criminalizar no sólo a médicos sino a mujeres, o legislar de manera que dichas intervenciones se realicen con seguridad.

    Por cierto, me he pasado por tu blog y he visto el post del fundamentalismo ateo, y te felicito. Pese a que no comparta tu tesis atea, siempre he apostado y apostaré por la argumentación racional.

    Siempre he dicho que una perspectiva racional está por encima de cualquier creencia o no creencia. Sin embargo admito que siempre creí que el ateísmo es una cosmovisión racional. Menuda decepción al constatar lo contrario en ciertas personas.

  5. Manuel, sabes que pondría muchos peros a tu argumentación.
    Principalmente a lo relativo al desarrollo potencial. El hecho de que solo el 30 % de los cigotos lleguen a convertirse en seres humanos completos no es relacionable con esa ruptura ontológica que se sostiene en la justificación del aborto.
    Tú mismo hablas de que el cigoto es humano en potencia, en tanto que no tiene activamente todas las facultades que nos hacen entitativamente humanos. Pero la condición de la potencialidad requiere actualidad, es decir, que para que algo pueda llegar a ser humano es menester que algo sea. De igual manera se podría hablar de la potencialidad de las células germinales del óvulo y los espermatozoides (o del espermatozoide que terminará fecundando el óvulo) en la medida en que son sustrato de aquello que potencialmente será un cigoto. Al hablar de potencialidad se está siempre referenciando de manera intencional que se es ya algo de aquello que la cosa será.

    Sobre otra cuestión, el fundamento de la ley, solo argumentaría que esta no debe (no es bueno que así sea) fundamentarse exclusivamente en las conveniencias sociales. Una ley no consensuada, no es ley. El princípio de la autonomía de la ley obliga a que esta no dependa de ninguna ideología, aun siendo una ideología libertaria (creo que usas la palabra liberticida en un sentido diferente al que tiene: liberticida es que anula la libertad), prefiero usar el término libertario en el sentido de que una ideología no necesariamente es limitatoria de la acción: siempre recordando el rechazo de la razón que algunas ideologías proponen.
    Una ley debe atender a todas las posturas, referir todas las valoraciones. No se trata de la mayoría parlamentaria: se supone que el T. Constitucional es imparcial en este sentido. No he profundizado demasiado en la lectura del T.C. sobre este ante-protencto de ley. (Tampoco creo que lo haga, me supera un poco)
    Y es más, he leido que Bibiana Aido ha respondido al Card. Rouco sobre las funciones del Estado y de la Iglesia (la primera marca lo que es delito y la segunda lo que es pecado), y respondo que salvo en lo referido a los deberes para con Dios (1º a 3º mandamientos) los siguientes subyacen en la esencia humana: desde el 4º al 10º. Responden a lo más propiamente humano: los padres, la vida en su totalidad, la propiedad, la corporalidad compartida; el crecimiento humano gestionado por cada uno de la manera más acertada posible.
    ¿Qué es el delito? Aquello que impide al hombre crecer propiamente como hombre. ¿Qué es el pecado? Aquello que impide al hombre de fe (hijo de Dios por el Bautismo) crecer propiamente como hijo de Dios.
    Por eso es menester que la ley positiva tenga su imagen en la ley natural.

    Nada, aquí estoy siempre para intercambiar ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s