Otra reflexión sobre dos conceptos complejos, pero de uso cotidiano:todo y nada.

¿Acaso sabemos lo que expresamos cuando lo expresamos?, ¿somos conscientes de lo que decimos?

Es el caso de las dos palabras que nos ocupan ahora: todo y nada.

En realidad, son conceptos muy extraños, en suma indefinibles.

Nada, ¿qué es la nada? En la famosa obra de Michael Ende “La historia interminable” la nada acosa a la realidad del mundo de los cuentos. La nada, amenaza con tragarse la realidad. Pero, ¿es correcto hablar de la “nada”?

En el concepto de razón, nada, no existe un término correlativo que permita identificar lo expresado con la cosa, ya que no hay tal cosa. Es indefinible. Es como el 0. Nos sirve para nombrar lo que no se puede nombrar, porque no es.

Ahora pasemos a uno de los llamados “primeros principios”: entre el ser y la nada (no ser) no hay término medio.

¿Pero en qué sentido se puede decir que no hay más que ser?

Entramos de lleno en una de las disciplinas filosóficas más trabajadas de la historia: la ontología.

Decimos, por lógica, que “el ser es y el no ser no es” luego, todo lo que es, es ser.

Así para todo lo que es, usamos esa palabra: “todo”.

Pero ¿qué es todo?, ¿acaso cabe definir, acotar, lo que es todo?

Los idealistas definen en el axioma “todo lo real es racional, y solo lo racional es real” la base del absoluto. En la tradición racionalista iniciada por Descartes la realidad es puro pensamiento, fácilmente pura representación y pura voluntad.

Los marxistas, que habiendo rechazado las conclusiones idealistas, postulan que la realidad del todo es puramente material. Sencillamente, le dan la vuelta al calcetín, “todo lo real es material, y solo lo material es real”.

Acaso, ¿no son correctas las dos afirmaciones?

Analicemos el proceso definitorio: cuando definimos algo lo diferenciamos en  su ser de lo otro que también es. Definir es decir el tipo de ser del que la cosa definida participa: definir es expresar la esencia de la cosa.

Luego, al definir limitamos la realidad de la cosa definida a su misma realidad.

Pero hay al menos dos conceptos que usualmente definimos que en realidad son indefinibles, por que no acotan lo definido.

Por un lado, nada; ya de por sí contradictorio. No hay término ad quem que pueda ser definido. Y luego está, todo; cuyo solo intento de ser definido incurre en un salto lógico, ya que si es definido, ya no es todo.

A dónde quiero llegar. En estricto sentido todo no es ni pura materia ni puro espíritu. Todo es inabarcable. Y la nada, no tiene sentido abarcarla: la nada “nadea”.

 Francisco Prieto Rosselló (director de pedaleos y más)  

Anuncios

3 thoughts on “Otra reflexión sobre dos conceptos complejos, pero de uso cotidiano:todo y nada.

  1. Hi, I’m Mihai, a romanian translator, student in philosophy intersted in Hegel. Now, I’m translating a french book. Now: “Genese et structure de la phenomenologie de l’esprit de Hegel”, wrote by Jean Hyppolite, a classical commentary.
    My Spanish is not good enough, but it would be useful for me the spanish translation of this book (“Génesis y estructura de la Fenomenología del espíritu”, Ed. Peninsula- Mexic)
    Maybe you could be so kind to help me sending on my mail an electronic coppy of the whole book(the spanish version)! I would be grateful!! I suppose that the book could be find.

    Greetings!
    Mail dan_mihai_marian@yahoo.com

  2. I would help him in his task of translating the works of Hippolytus and / or find a valid translation. I regret not being able to do since I do not have the book in hand or on the internet archive. Greetings

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s