“El último abrazo”

 

  

rachel11  

 

Cuando los doctores se dieron por vencidos, Carolyn tomó a su bebé que estaba envuelta en una manta del hospital y la acercó a su pecho. Salvavidas: el abrazo de la madre hizo que el corazón de Rachael se echara a andar. Según ella decía: “no quería que la niña muriera teniendo frío. Entonces la saqué de la manta y la puse contra mi piel para calentarla. Sus pies estaban tan fríos…”.

        “Era el único abrazo que le podría dar, así que quería recordar ese momento”. Entonces, sucedió algo extraordinario. El calor de la madre hizo que el corazón de Rachael empezara a funcionar con el número de latidos apropiado, lo que permitió la niña tomara un poco de aire por ella misma.

        Carolyn decía: “No podíamos creerlo –tampoco los doctores–. Entonces la niña dejó escapar un pequeño gemido”.

        “Los doctores dijeron que no había motivo de tener esperanza, pero yo no quise abandonarla. El capellán del hospital vino y aguardábamos a que su vida se apagara”.

        “Pero la niña aguantaba. Y luego, asombrosamente, el color rosa comenzó a regresar a sus mejillas. Literalmente, empezó a pasar del color gris al rosa ante nuestros ojos y comenzó a subirle la temperatura”. 

Malos antecedentes

        Cuatro meses después, Rachael fue dada de alta con más de tres kilos y medio –lo mismo que un bebé recién nacido– y con un gran apetito.

        Carolyn, una químico de 36 años, de West Lothian aseguraba: “Rachael ha sido una pequeña luchadora, es un milagro que esté con nosotros. Cuando nació los doctores nos dijeron que moriría en 20 minutos. Pero ese gran abrazo salvó su vida, nunca lo olvidaré”.

        Carolyn y su pareja, David Elliot, un ingeniero eléctrico de 35 años, estaban exultantes cuando ella quedó embarazada. Cuando habían pasado 20 semanas, en la revisión en el hospital Real de Edimburgo, los doctores le dijeron que era una niña, y decidieron llamarla Rachael. Pero a la semana 24, una infección los llevó a un parto prematuro.

        Carolyn Isbister, quien tiene además dos hijos de su anterior matrimonio, Samuel de diez y Kirsten de ocho años, decía: “nos asustaba el hecho de perderla. Yo ya había sufrido tres abortos espontáneos anteriormente, así que no había muchas esperanzas. Cuando Rachael nació tenía la piel gris y sin vida”.

        “El doctor sólo echó un vistazo y dijo: No”, relata Carolyn. “Ni siquiera intentaron ayudarla a respirar, dijeron que eso prolongaría más la agonía; simplemente todos se rindieron”. 

Quería vivir 

        Ian Laing, un neonatólogo del hospital, afirmó “todos los signos indicaban que la pequeña no lo lograría, y tomamos la decisión de permitirle a la madre darle ese abrazo, era todo lo que podíamos hacer”.

        “Dos horas después, esa cosita minúscula estaba llorando. Es un bebé-milagro, y no he visto nada igual en mis veintisiete años de experiencia médica. No tengo ni la menor duda de que el amor de la madre salvó a su hija”.

        Rachael fue entonces trasladada a un ventilador, con el que continuó progresando establemente. Los médicos dijeron que la niña ya había probado ser una luchadora así que ahora se merecía un cuidado intensivo dado que había algo de esperanza.

        “Ella lo había hecho todo por su cuenta, sin ninguna intervención médica ni medicamentos”.

        “Se aferró a la vida y fue todo por ese abrazo. Había calentado su cuerpo lo suficiente para que ella empezara a luchar”.

        Dado que Rachael había sufrido de una falta de oxígeno, los medicos nos dijeron que existía un alto riesgo de que tuviera daños cerebrales. Pero se le hizo un scanner y no había evidencia de ese tipo de problemas. 

Para no creer 

        Con el pasar de los días, Rachael se puso más fuerte y ganó peso. Tuvo un tratamiento con láser para salvar su vista, porque los vasos sanguíneos no habían tenido la posibilidad de desarrollarse adecuadamente en el útero. También hubo que hacerle seis transfusiones de sangre.

        “No podíamos creer que estuviera tan bien”, dijo su madre. “Su ritmo cardíaco y respiratorio a veces caían repentinamente, pero ella se iba haciendo más y más fuerte.”

        Luego de cinco semanas se la desconectó del ventilador y Carolyn pudo darle el pecho. Después de cuatro meses se autorizó a los padres a llevarse la niña a casa, un día que ellos jamás pensaron que llegaría.

        Dice Carolyn: “Está muy bien. Cuando finalmente la trajimos a casa los médicos nos dijeron que era una niñita estupenda. Y sobre todo le encantan sus abrazos. Puede dormir horas acurrucada en mi pecho. Fue ese primer abrazo lo que le salvó la vida y estoy muy contenta de que confié en mi instinto y la tomé en mis brazos cuando lo hice. De otra manera ella no estaría con nosotros hoy”.

rachel21

 

 Extraido de http://www.fluvium.org

   

Anuncios

7 thoughts on ““El último abrazo”

  1. Hola amigo!

    Verdaderamente es sorprendente lo que pueden hacer las ganas por vivir. Ayer escuchaba a una de las personas que más admiro, Eduard Punset hablar sobre lo importante que debería ser enseñar en las escuelas a los niños pequeños la gestión emocional.

    Opino que llegado un punto trágico en la vida, una persona que llevar sanamente las emociones y entenderlas puede pasar por ese mal trago mejor o peor que otros (alguno con mas o menos acierto, no sabria decirte, llaman a esto milagros… supongo que depende de cada caso)

    He leido tus comentarios en mi blog y me alegro que te pases por el, lamento decir que no he leido el libro pero siempre apunto todo libro que me recomiendan, soy un estudiante de ciencias y me paso al día horas y horas leyendo y por la noche antes de dormir siempre leo alguna novela mezclada a la vez con algun otro libro de divulgacion cientifica o del pensamiento, tiene muy buena pinta este que me recomiendas y yo en la universidad tengo una muy buena biblioteca asi que este verano o en pascua caerá 🙂

    Un abrazo.

  2. Esta historia real es maravillosa. No tengo palabras, pero qué poderoso es el deseo de vivir, aún cuando todo parece indicar lo contrario.

  3. hola:
    Estupenda historia, alegra el corazon, cuando nos invade esta extraña sensación de desencanto, surge ante nuestros ojos la esperanza como valor capital de la vida humana, como dimensión fundamental del hombre.
    gracias por este testimonio de esperanza en la vida y la de fe en su creador.
    saludos.

  4. Hola:
    El relato de bebé es muy triste y es una decisión muy dura,
    que Dios os de mucha paz y serenidad para llevarlo.
    Yo tambien voy a relatar un caso que estoy viviendo en mi puesto de trabajo, de unos padres que la gente los compadece y yo compadezo a la pobre chica(que ya tiene más de 43 años).la gente que habla con el padre que está jubilado y trabajó en la misma empresa dicen que quedó embarazada y el niño nació muerto, es una chica que es un poco deficiente, pero sabe leer,escribir y sumar. y se defiende bien hablando y trabajando, los compañeros de
    trabajo les repele y la tratan mal, los que tenemos un poco de empatía nos da pena, es un ser humano que siente y padece, ultimamente anda con hombres y consume alcohol,
    se ausenta del trabajo, su padre está desesperado pensando si alguien la esta empleando en la prostitución etc…
    Yo he hablado con ella algunas veces, para intentar ayudarla un poco y un día me dijo: Nadie me quiere estoy sola, sabes que yo tendria una hija de 16 años como tú, a
    lo que yo le conteste bueno Dios prefirió que nacierá muerta, y me dijo: No, estas equivocada, mis padres me hicieron abortar y esterilizar por si acaso era tonta como yo. Si ahora la tuviera no estaría sola tendría a alguien a quien cuidar.
    No se si la historia se la ha inventado ella o es la realidad,
    pero mi intuición me dice que dice la verdad.
    Aqui creo que los padres no midieron las consecuencias del delito moral que ocasionaron a esta pobre chica, aunque retrasada y tonta como la llaman tiene sentimientos y quiere que la quieran. La han amenazado que deje la bebida o la internarán en un Psiquiatrico.
    saludos.

  5. Perdón el encabezamiento es de una opinión que he dado en el blog de Opus Prima sobre Zapatero el embrión humano, y el relato es un hecho real que esta latente en mi entorno.

  6. Kikoprieto
    Hola,viejo amigo. El tema de la eutanasia te tiene mas muerto que vivo (jejejejej)
    Saludos,che

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s