Entrevista con Daniel Turbón, catedrático de Antropología Física de la Universidad de Barcelona, profesor de Evolución Humana en la Facultad de Biología durante veinticinco años.

Publicamos a continuación la entrevista aparecida en el número 117 mayo-junio la “Nueva Revista, de cultura, política y arte”.

 

 

Pregunta: ¿Cuál es el estado actual del debate en torno al origen del hombre?

Daniel Turbón: La polémica actual tiene lugar sobre todo en Estados Unidos, donde hay estados que rechazan cualquier explicación evolutiva del origen del ser humano, no es más que un grito de “basta ya”, de evitar el adoctrinamiento escolar de los hijos. Y hasta cierto punto no les falta razón, porque cuando se enseña evolución no se distingue “evolucionismo”, que es sinónimo de ideología, de “evolución” que en sí misma es una ciencia de la naturaleza.

P: ¿Cómo se define entonces de manera rigurosa la evolución?

DT: La evolución no es otra cosa que el cambio en el tiempo de los organismos. Nosotros mismos evolucionamos a lo largo de nuestra vida, pero a eso lo llamamos crecimiento, desarrollo, y en la última etapa, senectud. En este punto todo el mundo está de acuerdo. La polémica se produce porque lo que se ha dado en llamar “diseño  inteligente” también es una ideología, puede ser filosofía de la naturaleza pero no es en ningún caso una ciencia experimental, una ciencia de la naturaleza, conclusión a la que se llegó tras un juicio que tuvo lugar no hace mucho en EE.UU. en el que intervinieron muchos científicos, y cuyo dictamen final se pronunciaba sobre si la DI se podía o no definir como ciencia. Sus partidarios no pudieron presentar ni una sola revista científica.

P: ¿Por qué el DI no se puede definir como una teoría científica?

DT: Porque no sigue el método científico, que consiste en inducir y deducir fenómenos de la naturaleza que se pueden verificar en repetidas ocasiones y por observadores distintos. Aunque los que apoyan la postura totalmente contraria a la del DI tampoco han explicado demasiado bien el método científico, porque han tomado la parte por el todo. Como ya dijo  Karl Popper, el método científico es excesivamente reduccionista y se limita a los experimentos que uno puede hacer. Yo no puedo afirmar científicamente que todos los cuervos son negros porque tendría que haberlos visto todos, pero sí puedo afirmar que, muy probablemente, la mayoría de los cuervos son negros. Esto es lo que no respeta el mundo de la biología o al menos ciertos biólogos, algunos de ellos muy contrarios al pensamiento religioso y que terminan por dejar de un lado la ciencia para enredarse en posturas ideológicas.

En resumen, un error, como es la postura del DI, trata de combatir otro error, el del ultra-evolucionismo. En descargo del DI se puede decir que es un movimiento defensivo mientras que el otro es un ataque exacerbado e intencionado que desea justificar una manera de vivir pero ya no es ciencia, sino ideología.

P: La idea de que alguien rellenara los huecos inexplicables de la evolución termina por ser pueril si posteriormente se encuentra una explicación científica. ¿No es la DI una manera de echar más leña al fuego de un debate estéril?

DT: La gente necesita redondear aquello en lo que cree o aquello en lo que trabaja, necesita saberlo todo, y si no lo sabe lo falsea hasta terminar creyendo que realmente es verdad.

P: En su libro ¿Cómo habla Dios?, Francis S. Collins señala que el 45 % de los americanos cree en el DI.

DT: Para una persona que no ha estudiado biología o filosofía de la naturaleza es lógico que pueda creer en el DI. El cerebro humano ve lo  que se denomina tipología, por ejemplo, en lo que se refiere a los seres humanos ve que hay unos nórdicos, unos alpinos y otros mediterráneos, es lo que el cerebro llega a ver pero cuando uno utiliza herramientas más sofisticadas de conocimiento como la estadística multivariante con la que, partiendo de una población, se puede elaborar un universo de doscientas dimensiones y después reducirlo a dos y visualizarlo, ese caldo concentrado que hemos hecho nos da una información totalmente distinta a la que veíamos con nuestros propios ojos. Esto es lo que hizo superar la tipología. Las personas normales se guían por lo que ven habitualmente, ven como se traslada el diseño de un tiburón a los automóviles para dar la sensación de agresividad y elegancia, o el equivalente en los aviones de la aerodinámica de las aves, etc.

P: El hombre ha aprendido mucho de la naturaleza…

DT: Es la escuela alemana del siglo XIX. Algunos geólogos elaboran así sus pautas y dicen que se ha evolucionado mediante puntuaciones, macro-mutaciones y periodos de éxtasis; y que de ello da lugar la tipología, un diseño que se mantiene en el tiempo. Pero se les podía reprochar que ¿a cuántos millones de años corresponde una de sus puntuaciones? Si en el laboratorio no se puede reproducir lo que dicen entonces no podemos estar de acuerdo con ellos, por lo menso en esta generación, las generaciones siguientes quizá sí.

P:   Entonces, ¿el debate se encuentra en un momento en que las dos posturas extremas se encuentran en pugna?

DT: En la calle se percibe de ese modo porque la gente piensa que aquello sobre lo que se debate es pura ideología y entran en juego por tanto los estados emocionales donde, sin dejar de ser persona, no se razona correctamente.

P: En algunos ámbitos se ve con cierto temor la teoría de Darwin.

DT: La ventaja de nuestra generación es que tenemos una perspectiva de siglo y medio, lo que permite que la podamos comprender mucho mejor que en aquel momento o al menos sin apasionamiento. Existe un Darwin real que es el que estamos intentando da a conocer en una biografía en la que estamos trabajando en la actualidad. Ese Darwin es el que importa. Después está el Darwin de su tiempo, cómo fue entendido, por qué lo que dice tiene la repercusión que tiene y quienes ayudan a que tenga connotaciones negativas y, en definitiva, en qué contexto se desarrolla su discurso, dentro de un debate previo que ya está teniendo lugar. Darwin fue un mensajero de cuál se nos ha dado una imagen falsa, demonizada. ¿Por qué demonizada? Porque dijo que todas las especies fueron creadas desde un ser inferior, al contrario de lo que dice el génesis (de éste se interpreta que las especies fueron creadas como una foto fija en estado adulto y a partir de ahí fueron evolucionando), así termina su libro sobre el origen del hombre.

            Cuando Darwin dice que el hombre desciende del mono, parafraseando a Kant, aquello fue interpretado como una profanación porque el hombre era imagen de Dios, con lo que pensaron que Darwin no respetaba ni lo más sagrado. Hasta tal punto fue conocido el debate que las botellas de Anís del Mono se ilustraron con un mono que tenía la cara de Darwin y una leyenda que decía: “es verdad, la ciencia lo dijo”. Así se llega al cientificismo del siglo XIX.

P: Se dice que Darwin fue creyente pero que en algún momento perdió su fe.

DT: Hay dos momentos en la vida de Darwin por los que se puede comprender mejor su forma de pensar. El primero es un viaje que hace a Latinoamérica donde tiene  algunas experiencias propias de la sociedad esclavista de la época que le parecieron incompatibles con la fe cristiana; el segundo es el fallecimiento de su hija Enma que le lleva a decir que es agnóstico, pero no creo que fuera así porque se ha silenciado que en la sexta edición de El origen de las especies menciona en al menos seis ocasiones la figura de un creador. Allí dice que él no tiene ningún inconveniente en reconocer que un creador actúa valiéndose de causas segundas. Lo único en lo que no da su brazo a torcer es que todos venimos de un ser inferior, es decir, que la vida ha ido de menor a mayor complejidad.

P: Eso es quizá lo menos comprensible para las personas que tienen fe…

DT: Los cristianos no han prestado toda la atención que debieran al tema de la evolución. Los papas han sido muy cautos y no han dicho nada, por eso los teólogos están muy desorientados. Ha pasado un siglo y medio desde que se formuló la teoría de Darwin y eso, en una sociedad científica y tecnológica es mucho tiempo. Espero que en los próximos veinte años podamos tener una orientación clara de a docencia pontificia.

            Además hay un señal con respecto a Darwin que los impulsores del darwinismo no quieren divulgar, ni el decimonónico ni el actual, y que molesta mucho a algunos: que fuera enterrado en la abadía de Westminster, donde se entierra a los ingleses importantes que son creyentes. Es el caso, por ejemplo, de Newton. ¿Cómo se puede enterrar a un descreído en un lugar sagrado? Se puede saber hasta quién portaba su féretro en el momento del entierro.

P: Hábleme del creacionismo

DT: El creacionismo es sencillamente absurdo, es la interpretación literal de la Biblia que surge con el protestantismo. Sabemos que el Génesis no se puede interpretar literalmente, es más, la exégesis demuestra que está deliberadamente hecho para que una sociedad científica y tecnológica comprenda que el texto no pretende ser científico. Por ejemplo, el hecho de que el primer día haya luz y que después aparezcan el sol, la luna y las estrellas, y el día antes la hierva verde, en terminología de la Vulgata.

No hay una evolución creadora sino una creación evolutiva. En el catecismo no se menciona ni una vez la palabra “monogenismo” y, por lo tanto, decir que el hombre no proviene de una única pareja no se opone a la doctrina de la Iglesia. La unidad moral de la humanidad es lo que cuenta y promulga el concilio. Lo fundamental del Génesis es la imposición de un orden en un caos.

Me he encontrado a muchos creyentes que me dicen que lo que yo defiendo cambia aquello en lo que han creído durante toda su vida y yo les respondo que un creyente en lo que tiene que creer es en el Credo y no necesariamente en Adán y Eva.

P: ¿Qué opina del concepto de “BióLogos” acuñado por Francis S. Collins con el que sintetiza que “Dios, quién no está limitado ni por el espacio ni por el tiempo, creó el universo y estableció leyes naturales que lo gobiernan. Asimismo, al tratar de poblar con seres vivos este universo, Dios eligió el mecanismo de la evolución”?

DT: Yo le diría que leyera a Teilhard de Chardin (1881-1955), reconocido paleontólogo jesuita, que ideó en su día el término “Noosfera”. Fue muy conocido en los años 68 -70. Participó en muchas excavaciones históricas del hombre fósil, sobre todo el de China, lo que entonces se llamaba Sinanthropus pekinensis, que es homo erectus pekinensis. Hubo en España un gran entusiasta de Chardin que fue el catedrático de Paleontología de Sabadell, Oviedo y Barcelona, Miquel Crusafont, farmacéutico que luego se hizo geólogo. Hizo su tesis sobre los jiráfidos de hace quince millones de años, fue en definitiva un gran pionero enamorado de Teilhard de Chardin. Todo el que quiera saber sobre evolución debe leer el  libro El fenómeno humano de Teilhard de Chardin.    

P: Se exige a la postura creyente una condición de aprobación y que respete la libertad de pensamiento o las reglas de la ciencia, pero desde el ámbito cientifista no se admite lo que algunos científicos creyentes formulan de que si Dios es Dios es imposible demostrar su existencia solo con los medios de la ciencia.

DT: L a figura de Francis S. Collins es muy interesante en este sentido y tengo previsto invitarlo a venir a España para que pueda venir a hablar de estos temas. El Vaticano organiza el año que viene un congreso sobre el origen del hombre porque es el bicentenario de Darwin, probablemente será en marzo. Se cumplirán doscientos años del nacimiento de Darwin y ciento cincuenta de la publicación de El origen de las especies. Será un buen momento para aclarar algunas cuestiones.

P: ¿Qué opinas de la polémica surgida en torno a las declaraciones del Cardenal Schoborn en 2007?

DT: Schoborn venía a decir que por la declaración de Juan Pablo II de 1995 no se debía entender que el neodarwinismo fuese una nueva ideología sino una actualización de aspectos científicos. El neodarwinismo es una teoría biológica de la evolución en que intervienen estos mecanismos y punto, nada de doctrina o ideología, es pura biología. ¿Por qué? Porque está la selección natural. Muchas personas entienden que el neodarwinismo es el retorno de un Darwin malvado, y no es así.

Hay tres Darwins, el Darwin real, la persona; el Darwin del darwinismo, creado con su colaboración, aunque está fuera pasiva y algunos de su seguidores fueran más allá del o que él quiso haber dicho y prueba de ello es la alusión a un creador en la sexta edición de su obra y que está enterrado en Westminster; y el Darwin de hoy; con lo que hay que evitar que a uno le vendan solamente el Darwin del darwinismo. 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

25 thoughts on “Entrevista con Daniel Turbón, catedrático de Antropología Física de la Universidad de Barcelona, profesor de Evolución Humana en la Facultad de Biología durante veinticinco años.

  1. Kiko, te acabo de contestar en mi blog, pero creo es más elegante darte la respuesta en el tuyo. Ahí va de nuevo:

    Kiko, gracias por la recomendación. Me lo acabo de leer y me parece muy interesante. Estoy de acuerdo en casi todo.

    (i) Comparto con él que el evolucionismo, es una ideología, una corriente filosófica. Precisamente de eso hablaré en este blog en los próximos días.

    (ii) curioso lo que dice de la evolución a lo largo de la vida de una persona. Precisamente ayer leí un artículo de epigenética que sugería que el genoma de un individuo variaba a lo largo de la vida de éste, y no sólo por simple mutación azarosa, sino también motivada por presiones ambientales. Están estudiando ahora. si esos cambios pueden pasar a las células germinales y estableciendo protocolos para validar esa hipótesis (no es fácil, ya que hay que tomar un individuo muy joven y secuenciar su genoma varias veces a lo largo de su vida). Suerte que ahora se secuencian genomas completos en poco tiempo (un mes para el genoma humano).

    (iii) Muy cierto lo que dice acerca de la mención del creador en la obra de Darwin. En la última versión de “El origen de las especies” Darwin dedica un capítulo a responder todas las críticas que habían hecho a su obra, ahí se muestra como el creyente que era. Esto es completamente silenciado por los creacionistas protestantes.

    (iv) Discrepo del Dr. Turbon, el DI no es un acto defensivo sino ofensivo (en el sentido de beligerante). Es una estrategia para introducir el creacionismo en clase de biología y de ciencias en general, para terminar arriconando e incluso haciendo desaparecer todo aquello que niegue su visión particular del Génesis. En varios artículos de este blog está muy bien explicado por diversos miembros de la Academia de Ciencias de EEUU.

    Un saludo

  2. Kiko,lo lei,interesante lo que dice.Me gusto, es calro la exposicion. Seguramente en E.U se han cansado de tanto evolucionismo, que han reaccionado con el D.I
    Esperemos que el D.I lo gue aportar algo concreto a la fe y a la ciencia, para que pueda ser considerado.
    Saludos

  3. Paulo, creo que no acabas de entender la entrevista. Este señor, que es un profesor que enseña evolución (lo sé de buena tinta porque conozco muy bien la Universidad de Barcelona) dice es que no hay que confundir la teoría de la evolución (como una teoría biológica) con el evolucionismo que es una corriente filosófica (y que considera una ideología).

    Sobre el DI y el creacionismo ya has leído lo que opina:”El creacionismo es sencillamente absurdo…” (se refiere al de los literalistas bíblicos).

    Saludos

  4. Si,lo se,Manuel, ese literalismo bíblico le hace mucho daño a la fe,e minsisten ello tremendamente. A mi me han reprendido en el club de perlas en el foro sobre falsa ciencia, si podes fijate las cosas que escribe NAa, que es bien intencionada y sincera, pero se fanatizan. A mi me mandaron a pasear por racionalista supongo.Me dijeron que vaya a una iglesia mas “soldia” a que me enseñen a entender mejro a los cristianos y eso que yo ya voy a una iglesia evangelica pentecostal,no se donde quieren que me meta, en el Museo del Apostol Pablo imaginate!!!
    jnijijijjiji
    En alguna catacumba me voy a meter. Entra al foro d que es falsa ciencia,de 2da. de Timoteo, y fijate y eso que yo no defiendo la T.E., a rajatabla. si la defendiera,me crucificamn a mi. son muy cerrados!!!
    Paulo

  5. Manuel no solo me copie el artículo sino que le puse tu reflexion,muy interesante
    Saludos

  6. Paulo, pues imaginate lo que me pasa a mí en uno de esos foros cuando doy argumentos a favor de la TE, o explico qué es realmente el DI. Suerte que el ciberespacio es un mal conductor de las llamas 😉

    Sobre lo de Timoteo… Prefiero no entrar en una conversación en torno a una cita bíblica, no creo que la ciencia deba entrar ahí. Yo tengo mi interpretación personal, pero tomala como la de un lego en temas bíblicos. El término ciencia en griego significa conocimiento, y creo que habla de eso Timoteo. La Biblia debe de ser entendida como un libro que habla al espítiru del creyente, por tanto el mensaje que yo veo es una llamada de Timoteo a la búsqueda del perfeccionamiento espiritual como “buena ciencia” o conocimiento verdadero, dejando a un lado lo material (que es lo que estudia lo que hoy llamamos actualmente ciencia). Ese es mi punto de vista, y puedo estar equivocado, pero es como yo lo veo con mis limitados conocimientos.
    Y en ese sentido la TE no contradice para nada la Biblia, ya que ella sólo habla de la evolución de los cuerpos, de la materia, no trata para nada el espíritu.

    Saludos

  7. Tanto a Paulo como a Manuel agradecerles que se pasen por el blog, a vertir todo su conocimiento sobre los temas que propongo.

    A Manuel, sinceramente te aprecio por tu postura, ya que cono científico exclusivo eres capaz de situar acertadamente el contexto propio del quehacer científico, y a la vez respetar y suscitar en tus comentarios la posibilidad trascendente. Al igual que elogiaste a Daniel Turbón por su postura en el debate Fe- Ciencia, no tengo más que vertir el elogio sobre tu persona. Tengo entendido que trabajas en el CSIC, al lado de la iglesia del Espíritu Santo. Yo hasta hace dos días vivía muy cerca de allí, en Diego de León esquina con Velazquez, y asistía a Misa de vez en cuando en esa iglesia.
    Por otro lado, tengo un amigo muy interesado en las exposiciones que periódicamente aparecen allí, así que si alguna vez pasamos a ver qué cosas nuevas se exponen, trataré de adelantarte mi presencia.

    Un abrazo, yo ahora desapareceré un poco del mundo blog, lo comento en el último post.

    También a Paulo, otro abrazo en la fe y en la oración.

  8. No acabo de entender por qué el prof. Turbón afirma que el DI es absurdo, cuando esta corriente de pensamiento está formada por personalidades procedentes de los campos de la Física o la Filosofía, por citar dos de ellos. Incluso, aunque no los mezcla ciertamente, no parece muy claro por qué se ha de asociar inmediatamente el DI con el creacionismo, más aun, cuando éste es rechazado por los partidarios del DI.

    Desde mi punto de vista y relacionado con esta cuestión en la entrevista, es que el prof. Turbón es un biólogo y quienes han formulado la teoría del DI son físicos, cosmólogos, filósofos y teólogos, tal como antes anticipaba. La Biología tiene poco que decir aquí, el DI nos habla de un Creador del Universo, de un Demiurgo, mientras que la Biología se ocupa exclusivamente de la evolución en este mundo, al menos mientras no aparezca vida en otros, y mientras la “exobiología”, única rama asociada a la Astrofísica, no podrá hacer otra cosa que especular. Lo que no resulta muy convincente es el argumento de que el DI no ha presentado pruebas, ¿acaso los constructores matemáticos de modelos cosmológicos cuánticos sí? Además, hay algo peculiar en el caso de los biólogos y es que los que tratan del tema parecen hacer causa común para criticar o atacar, según los casos, el DI. Algo no me termina de cuadrar en todo esto.

  9. Solo dos apuntes a tu arguementación, que quizás no alcance la entrevista del Sr. Turbón:

    1º. La exposición argumentativa del diseño inteligente no es más que la re-edición de la 5ª via de Santo Tomás de Aquino. Lo que pasa es que además se ha juntado una interpretación teológica de carácter protestante, que de alguna manera, niega la evolución al contradecir (falsamente) las escrituras.

    2º. La defensa (o ataque, según se mire) del evolucionismo materialista es la deducción no científica, sino filosófica de que solo la ciencia tiene razón.

    Mis posturas:

    1º. Siempre afirmaré que una postura de rigor científico no puede nunca chocar con una postura cristiana. Es más, el cristianismo defiende que su fe es sobre todo operativa, para ser vivida.

    2º. Si el creacionismo quiere llegar a dejar más o menos en fuera de juego al evolucionismo cientificista, no debe atacar por la via científica, sino por la via filosófica; más en concreto por la via gnoseológica. Ya que la tesis “el único conocimiento cierto es la ciencia” es un argumento no-científico. Y si me apuras, es una contradicción reducir la causa eficiente y la causa formal, a la causa material.

    En fin, que mi intención más profunda es la de recuperar para la sociedad y para la cultura actual, el peso específico de la filosofía y su rigor: la filosofía del ser, pero repensada en vistas a los conocimientos de hoy día.

  10. KikoPrieto, disculpa por haber tardado tanto en contestar. Entiendo muy bien lo que dices, y lo digo como católico y como alguien muy inquieto y preocupado por la ofensiva cientificista de hoy día, bien engrosada gracias a Internet. A mi me ha impulsando el hecho de tener la Astronomía por afición desde hace sólo 26 años. De la pura observación instrumental se pasa a la Astrofísica y de ésta es fácil deducir que a la Cosmología,… ¿y cuánto a la Teología? A ésta sólo hay un paso. Es precisamente, no sé si el acierto o el error, de haberme registrado en algunos foros de aficionados a la astronomía (antes de ello era mucho más feliz), lo que me ha hecho descubrir la inmensa montaña de barbaridades, disparates e insensateces que se atribuyen a la Ciencia y que inevitablemente derivan en ataques a Dios Nuestro Señor y a la Santa Iglesia Católica.

    Me he ido preparando para responder a base de leer los artículos de http://www.unav.es/cryf, que no sé si conocerás. A base de adquirir libros como “Dios y las cosmologías modernas” cuyo compilador y edit. es Fco José Soler Gil; “El principio de todas las cosas Ciencia y Religión” de Hans Küng; o “Creó Dios en un principio” de Pedro Urbano López de Meneses…y algunos otros.

    Por ello, y después de leer de todo en las fuentes citadas, sigo sin ver la relación entre DI y creacionismo. Hay intentos desde los ámbitos materialistas neo-positivistas y ateístas de relacionarlos. ¡Claro! qué mejor argumento que hacer aparecer a un Michael Heller como un creacionista tosco del medio Oeste americano que rechaza “por que sí”, “por que así lo afirma textual el Génesis…” que lo argüido por el evolucionismo es contrario a la fe. Ahí tenemos motivo para el escándalo, la falsificación, la mediatización, la manipulación de la verdad… mientras no se responde en modo alguno a los argumentos empíricos de Heller o la exposición de la plena vigencia de Sto Tomás por parte de William E. Carroll, por ejemplo.

    Aunque esta respuesta mía se salga algo del contenido de la entrevista pero que no considero que ésta sea algo ya obsoleto.

  11. Javier, respecto al grupo de investigación de fe y razón de que me hablas, he leido varios libros del recientemente fallecido d.Mariano Artigas, así como varios artículos de la publicación de Aceprensa en la que periódicamente aparecen temas sobre creación, evolución, teodicea, filosofía de la naturaleza, filosofía de la ciencia y otras diferentes…
    Aunque todavía me quedan libros por leer, y alguno por releer. Que por cierto todavía no he actualizado en la página de libros que he leido y/o que voy a leer.

    Te animo a seguir al día en Astronomía y Astrofísica, dentro de lo posible.
    Este verano participé en un curso de filosofía de verano, donde uno de los profesores de esos seminarios (unos 8 durante todo el verano) era un catedrático de Algebra de la UCM, Ignacio Sols Lucía (para mí un hombre de “mente preclara”, un prodigio del pensamiento) que expuso el tema de la Historia de la Filosofía Moderna, desde Descartes hasta Hegel (si llegar a él, pero haciendo ver que es el final de la historia racionalista). Y mientras explicaba a los autores, que el líneas generales son los que intentaron hacer filosofía basandose en el método matemático (el gesto de Descartes es el primigenio, el que conduce el pensamiento de la Ilustración), explicaba cosas de Ciencia actual, como el principio de incertidumbre de Heisenberg o la Teoría de la Relatividad, o algo de mecánica cuántica -lo impresionante era que hacía cambios de tema costantemente, de filosofía a matemáticas o física-, señalaba que el tema de la “demostración de la existencia de Dios” no es precisamente algo que sea propiamente una demostración, sino más bien “un ascenso racional hacia Dios”, como decía Xabier Zubiri. Ya que propiamente la demostración científica es algo que parte de las intuiciones intelectuales, es decir, de nuestro pensamiento (el famoso gesto de Descartes), y podemos decir, que las deducciones científicas son ciertas en la medida en que se ajustan a la verdad ontológica de lo estudiado, pero en sí mismas jamás podrán serlo, ya que penden de la realidad misma y sobre ella deben justificarse, y no sobre el método científico mismo. Al final es un círculo vicioso, cerrado, que no sale del pensamiento y del método científico, para acabar ahogarse y perderse en un nihilismo, que ha perdido al ser.

    Bueno… te agradezco tu participación en el blog. No trato excusivamente este tema de Fª de la Naturaleza o la Teodicea, pero de vez en cuando vuelvo. Te espero en algú otro artículo sobre el tema.

  12. Estimados

    La verdad, me queda la sensación que las palabras del profesor, convierten el pensamiento especulativo como del todo absurdo y ridículo, y, que, todo lo que provenga de las ciencias exactas (si es que existen), son las que tienen verdadera validez en el “verdadero” desarrollo del pensamieto humano. Pregunto ¿Cuántas teorías han surgido de la especulación filosófica y luego han deribado en conclusiones científicas, etc.? La evolución es especulativa, la seguna ley de la termodinámica o ley de la entropía lo demuestra, por ejemplo. Con este breve argumento, la teoría de la evolución seguirá siendo teoría, lo mismo podemos afirmar respecto al diseño inteligente o al creacionismo, sin embargo, el ejercicio de la razón no necesariamente tiene que estar sometido rigurosamente a los axiomas científicos: ¿Acaso la ciencia tiene una explicación definitiva para todos los fenómenos de la naturaleza? Hay muchos misterios que no tienen explicación racional, y, la ciencia, aunque siga sus postulados de objetividad metodológica, tiene que reconocer aquello, pues hay un tope en la escrutación gnóstica del ser humano, y me refiero a un tope natural. Don Daniel Turbón, se rinde ante el poder de esa superestadistica que quintaesencia la comprensión humana, superando, según dice, la simple tipología del hombre cultural. ¿Podrá un instrumento estadistico complejo, superar la capacidad especulativa del ser humano, capacidad que nos ha conducido al desarrollo pleno del hombre, no sin errores, pero lo ha hecho avanzar en el transcurso de la historia? Los grandes pensadores y creadores, por ejemplo, no son un ejemplo en mucho casos de esa capacidad superlativa de especular y adelantarse en el tiempo. Lo digo, por ejemplo, en el ámbito del especulativo arte, un Beethoven, que la Grosse fugue, la escribió no para sus contemporáneos, sino, para el futuro, como él mismo lo dijera. La fe es especulativa, la teología es especulativa, la filosofía es especulativa, la antropología es especulativa, etc., pero todas ellas tienen razones de peso para existir: El Hombre. No estoy de acuerdo con la frase consignada arriba en donde acota: “Para una persona que no ha estudiado biología o filosofía de la naturaleza es lógico que pueda creer en el DI”. ¿Acaso hay que estudiar biología o filosofía y de la naturaleza además, para descubrir la verdad? Esta afirmación, per se, es dogmática y excluyente. Esta diciendo que los demás seres humanos, somo unos débiles mentales, por lo que nos queda, es nada más creer en Dios creador y todas las teorías especulativas de la teología o la filosofía. Esto si que es reduccionismo.

    Doy gracias a Dios, que la capacidad de razonar, no está encerrada en las aulas de las universidades, sino, en la compleja mente humana, y lo digo, como profesor.-

    Muchas gracias, no obstante, sus acotaciones son muy interesantes y valiosas de considerar, aunque no todas.-

  13. Alexis deberías leer un poco más para pensar por tí mismo y no copiar los argumentos contra la evolución que corren por ahí.

    La II ley de la termodinámica no contradice la evolución. Esta ley dice que en sistemas AISLADOS no puede aumentar la complejidad. Un sistema aislado es aquel en el que no entra energía. Pero la biosfera NO es un sistema aislado, ya que el Sol aporta energía a la misma.
    Objeción refutada. Ya puedes probar con otra de esos listados que corren por ahí (intenta entenderla antes para no cometer errores de bulto).

    Saludos

  14. De acuerdo Manuel, es posible que no domine los aspectos técnicos de dicha ley, que no obstante, son algunos físicos que la proponen como elemento de contradicción con la evolución. Para mí, lo más importante es lo desarrollado en el ámbito del pensamiento, como lo expuse y esto, no es de bulto, estimado, porque en el acto de pensar, te lo expuse no sustentado ex profeso en dicha ley, sino, en la libertad de conciencia y en el no absolutismo de lo meramente teórico . Por lo que, bajo dicha prerrogativa, la “teoría de la evolución” no es absoluta, ése es el punto de fondo. Hablo como un humanista cristiano.-

    Gracias Manuel

  15. Hola Alexis, sí pero la evolución habla de entes físicos y de materia. Y para conocer sus propiedades y las leyes que la rigen tendremos que utilizar la herramienta de la ciencia. Hay quien no está interesado en la materia, sino “en algo superior”. Bueno, es respetable, pero para mí el conocimiento de la materia, que es de lo que trata la evolución (o teoría que explica el origen de la biodiversidad) se hace a través de la ciencia. La ciencia no lo explica todo por dos motivos: (i) porque el saber que proporciona no es inmediato y (ii) porque hay muchas temas que no son objeto de su estudio.

    Saludos

  16. Estimado Manuel, entiendo que el concepto científico es eminentemente empírico, pero hasta la teología contemporánea busca un acuerdo entre ciencia y fe, cuando habla de la evolución teista, es decir, la ciencia tiene un tope empírico y es en esa inflexión que no pocos investigadores se inclinan a aceptar, por la vía de la especulación filosófica y teológica, “irracionalmente” que deba existir una razón superlativa. Yo sé que estrctamente hablando, no se deben mezclar ambas disciplinas, por razones metodológicas, no son compatibles, sin embargo, la duda cartesiana siempre estará presente en todo proceso humano. Los materialistas, no ven más que materia, pero ¿que hay de la trascendencia que palpita en la interioridad del hombre, se puede decir que todo es un producto de las emanaciones cerebrales? ¡Realmente todo es sólo materia? y si es así ¿Cómo se puede probar en última instancia? ¿Podemos probar empíricamente que no existe Dios? ¿Podemos probar empíricamente la existencia del nihilismo despues de la muerte? Tú me dirás, que tampoco puedo probar lo contrario. Por lo tanto, estamos en un punto racionalmente muerto, en donde debemos elegir, como Pascal lo planteara en sus “Pensamientos”: “las razones del corazón”. Recuerdo una reflexión de un ateo materialista y científico (no recuerdo el nombre), que dijo, que “la evalución era tan ilógica, como si un huracán pasara por un gran depósito de chatarra, y que una vez terminado su trayecto, la chatarra se conviertiera en un Boing 747”. A esto quiero referirme, en el sentido de que hasta la ciencia, es falible y suceptible de sufrir fracturas en sus procesos metodológicos, sufrir engaños y autoengaños, aún, en lo empíricamente investigado. Es bueno saber que un científico honesto, sabe sus límites, pero, es un ser humano mortal a la vez, y me pregunto: ¿Hasta que punto me atomizo, sin considerar el carácter sistémico de la existencia? Es como el dilema planteado en Teología (yo sé que no es ciencia empírica), como cuando se habla de las sustancias que constituyen al hombre, esto es, Dicotómica, Tricotómica o unión Psicosomática. El materialismo filosófico no admite sustacia espiritual en el hombre, las ciencias pragmáticas tampoco, pero: ¿Se puede probar lo contrario realmente? Nunca habrá un acuerdo. Por mi parte, me quedo con lo planteado por el científico Blaise Pascal.

    Saludos

  17. Ciertamente, Alexis, la debilidad del materialismo científico es que saca conclusiones de índole filosófica- del espíritu, diría Hegel- en base a realidades materiales.
    La ciencia ha de admitir -sino ha dejado de ser ciencia- que existe una evidente conexión entre la causa material y la causa formal. Esto significa, que además de cosas que están ahí (que existen, diriamos ahora) hay cosas que están así -o asá (que son de una determinada manera). Lo de menos es cómo. La pregunta a cuya respuesta no podemos alcanzar con el solo discurso empirista materialista es ¿por qué es el ser y no más bien la nada?.

    Gracias a los dos por enriquecer el blog con vuestras reflexiones.

    Kiko.

  18. Interesante pregunta Kiko. Una posible respuesta sería: “si fuera la nada no habría pregunta”.

    Mientras que nuestros compañero de debate Alexis se queda con Pascal, que fue un extraordinario científico (hasta que la ciencia le llenó de insatisfacción porque veía que cada respuesta inducía otra pregunta), y una mente preclara, yo me quedo más con Descartes.

    Saludos

  19. Ok, Manuel. Pero espero que hayas leido someramente algo a Renato ya que para el bueno del filosofo-matemático católico francés hay tres tipos de sustancias; res cogitans (sustancia pensante), res extensa (sustancia extensa) y res divinitas (sustancia divina).
    Y supongo que si aceptas el giro cartesiano de la filosofía (cogito ergo sum) aceptarás en vivir enun mundo sacado del yo pensado y no del yo (persona) que piensa (ergo racional).

    Yo tampoco me quedo exactamente con Pascal, no en vano parece rechaza al final de su vida lo racional por lo supraracional o del corazón (el corazón tiene razones que la razón desconoce).
    Para este dilema, prefiero a gente tipo Leonardo Polo o el difunto Mariano Artigas (mucho menos conocidos estos que los dos anteriores franceses) y por qué no, me quedo con Martin Heiddeger, el filosofo que plantea inicialmente aquella pregunta, salvo en la solución existencialista que este propone.

    Saludos.

  20. Hola Kiko.

    Lo acontecido con Balise Pascal y podriamos agregar a Soren Kierkegaard, no es una derrota a sus propios postulados racionales. Lo que sucede, es que fueron hombres que reconocieron el límite de la razón, lo que llamamos en filosofía, irracionalidad. La irracionalidad no es otra cosa que racionalizar lo metafísico, de donde deducimos, que la razón pura, se enfrenta a razón metafísica. ¿Acaso el hombre no ha sido, y es, un ser con inclinaciones metafísicas? ¿Acaso por este mismo hecho, el hombre moderno, no quiere acallar esa voz interna, porque la considera irracional? ¿No consideran, algunos de nuestros pensantes coetáneos, que lo metafísico, consecuentemente, lo irracional, es vergonzoso para la razón pura? Luego, el 80% o quizás más personas del orbe, son creyentes en algo: ¿Tendríamos que considerar como objeto de estudio (ya lo es, claro está), pero desde otras disciplinas, que no descalifiquen las inclinaciones metafísicas del hombre como parte de mentes subdesarrolladas, sino, como algo constitutivo de la naturaleza humana? ¿Porqué lo metafísico debe ser considerado de segunda clase? ¿Acaso no se ha elaborado, o, ha estado, desde siempre en la mente del hombre? ¿Acaso, la misma mente, no razona empíricamente y a la vez, metafísicamemte? ¿Cuántos pensadores de grueso calibre son y han sido empíricos y metafísicos a la vez? ¿Acaso Pascal, dejó de razonar empíricamente despues de razonar metafísicamente? ¿Su obra tiene menos valor porque sinceró su pensamiento metafísico en aparente desmedro del empírico?

    La verdad, estimado blogero, creo que hoy por hoy, nos avergonzamos de creer frente al razonar, porque no parece académicamente correcto. Pero sabéis una cosa, mientras en la mente humana coexistan esas facultades, será una inmolación sofocarla, y será, en última instancia, un suicidio psicológico que degenerará alteraciones somáticas, e, imposible de contener, dado que lo metafísico, está entretejido en el complejo mundo psicoemocional del ser humano. Le podemos colocar represas, pero las represas tienen un límite de contención, para luego explotar.

    Hasta siempre

    Saludos

  21. Alexis, no quisiera ser en exceso academicista o soberbio intelectualmente hablando: la metafísica es una ciencia de lo extra-mental por antonomasia: lo que es y sus causas. Que es verdad que habla de la sustancia y de la causalidad, que como dijo Hume “más le valdría a la filosofía olvidarse de la sustancia y de la causalidad” por ser según este ideas oscuras y confusas. Pero no, la metafísica es básica para entender la realidad misma.
    Pascal, en realidad, a quién más odiaba era a Descartes y a Spinoza, quienes elevaron al racionalismo a la categoría misma de la filosofía. Ni basta quizá decir que el final de la historia racionalista pudiera ser Hegel, pero no: lo tenemos en nuestro tiempo, se llama positivismo.

    Buena suerte.

  22. Estimado Kiko.

    Más allá de las sutilezas filosóficas, como la definición que te consigno a continuación, lo plantea de manera menos académica. La Metafísica (del latin “metaphysica”, proveniente del griego metá que significa “tras, más allá”, y phýsis que significa “naturaleza”, es decir, “lo que viene después de la naturaleza”,”más allá de lo físico”). La metafísica, como su nombre lo indica, se define como algo que está más allá de lo físico, dedicando su estudio a lo abstracto del Ser y de Dios. Es una parte fundamental de la filosofía que trata el estudio del Ser en cuanto tal y de sus propiedades, principios, causas y fundamentos primeros de existencia. Experimenta una fuerza ligada a la teología y frecuentemente es la misma cosa.

    En el último renglón, describe más o menos la intención del uso del término que le he querido dar, que más se entiende en la era moderna. No me alineo con Aristóteles, pero sí con la intención etimológica, que también es válida, toda vez que la usamos en su contexto.

    Gracias por tus acotaciones, son muy enriquecedoras.

    Nos saludamos

  23. El positivismo para mí es una lacra materialista que satisface la soberbia de las mentes altivas e irreverentes. Tiene aportes, pero todo tiene su límite.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s