Tercer estracto de Francis S. Collins “La evidencia científica de la fe”

Págs. 179-180-181

“… San Agustín describe este anhelo en el párrafo inicial: -no obstante, alabarte es el deseo del hombre, que es una pequeña parte de tu creación. Tú mueves al hombre para que se deleite en alabarte, porque nos creaste para ti, y nuestro corazón esta inquieto hasta que descanse en ti-.

Si esta búsqueda universal de Dios es tan imperiosa, ¿qué vamos a hacer con los corazones inquietos que niegan su existencia?, ¿sobre qué base hacen estas afirmaciones con tanta confianza? ¿y cuáles son los orígenes históricos de este punto de vista?

(… )Los argumentos de Dawkins son de tres tipos principales. Primero, argumenta que la evolución explica totalmente la complejidad biológica y los orígenes de la humanidad, así que no hay necesidad de Dios. (…) Pero Dawkins es un maestro en crear un hombre de la paja y luego desbaratarlo con gran deleite.

La segunda objeción de la escuela Dawkins de ateísmo evolutivo es otro hombre de paja: que la religión es irracional. Parece haber adoptado la definición de Mark Twain (Fe es creer en algo que sabes que no es cierto). La definición de Dawkins es “confianza ciega, en ausencia de evidencia, incluso en los dientes de la evidencia” (…) La caricatura de la fe de Dawkins es fácil de atacar por él, pero no es real.

La tercera objeción de Dawkins es el gran daño hecho en nombre de la religión. No hay forma de negar esta verdad, aun a sabiendas de que la fe ha alimentado actos innegables de gran compasión.”

En este fragmento Collins sale al paso de las acusaciones vertidas por funestos científicos que parecen tener mucho tiempo libre para hablar e investigar sobre cosas en que la ciencia no debe, o al menos no está jsutificado, que se meta.

Y más cuando, al hilo de la argumentación de Collins, describe a los creyentes como gente demasiado “tonta” como para no creer en Dios.

En este sentido, aparece la llamada humildad intelectual, pues la postura atea es con mucho la postura más irracional, y por lo tanto la que más “fe” exige.

 

Francisco Prieto Roselló (primer redactor y director de pedaleosymas)

 

Anuncios

2 thoughts on “Tercer estracto de Francis S. Collins “La evidencia científica de la fe”

  1. hola kiko:
    Me apasionan tus estractos del cientifico Collins, me ayudan a reflexionar, sigue así.
    Es que las virtudes humanas son perfecciones habituales y estables del entendimiento y de la voluntad, que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guian nuestra conducta en conformidad con la razón y la fe.Adquiridas y fortalecidas por medio de actos moralmente buenos y reiterados, son purificadas y elevadas por la gracia divina.
    fe, esperanza y caridad.
    saludos.

  2. Gracias Cabugata, por tus comentarios. Suelen ir al fondo de la cuestión del corazón humano. La necesidad de recuperar el sentido del corazón. Hay por así decir varias lenguas del corazón, el corazón puede conocer, amar y querer. Hay cosas que solo conoce el corazón, cosas que solo ama el corazón, y quiere el corazón. Y parece que en este punto es donde aparece la expresión de Kant: “Necesito a Dios para justificar esto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s