Ética para infelices.

                             

 

Es duro ser infeliz. Sobretodo es durísimo saberse infeliz. Porque, ser infeliz y no saberlo, ¿qué sentido tiene, si uno se percibe como feliz?

                ¿Qué es la felicidad?,  ¿es un estado al que se llega?, ¿es algo que se padece o se lleva puesto?, ¿cualquier  forma de ser feliz es igualmente válida?, ¿hay una manera de ser feliz para todos igual o cada persona tiene la suya?, ¿podemos llegar a ser todos felices, sin envidias ni resentimientos?

                Entiendo que ni todos somos igualmente felices ni todas las diversas maneras de ser feliz son igualmente válidas, o al menos en el mismo grado. Parece plausible que la felicidad es algo que tenemos que alcanzar y que una vez alcanzado, hemos de seguir buscando. No pretendo esconder que la felicidad plena en esta vida no es alcanzable. Solo advierto que para quién dice ser de verdad feliz, le quisiera dar un consejo:

                En el momento en el que adviertes que eres feliz, estás dejando de serlo. En la felicidad no cabe pararse. 

                Para entender qué es la felicidad, bastaría con recordar qué es el hombre. ¿Hacia dónde se dirige la personalidad de cada hombre? Pudiera parecer que al hablar de personalidad se trata de una cuestión muy subjetiva, una manera de ser culturizada por nuestra biografía. Pero no puedo decir que así sea. Es más quién así lo afirme podría caer en la parafernálica postura de pensar que su manera de ser feliz es la universal manera de ser feliz. Y al hilo de lo anterior en ese momento habría dejado él de ser feliz, simplemente porque la felicidad no se alcanza totalmente en esta vida (de hecho esta es una de las razones por las que San Agustín y Descartes afirmaron que la vida Eterna existe).

                Al hablar sobre qué busca cada hombre para ser feliz, uno en seguida sacaría la famosa frase del Evangelio: “ubi tesaurus, cor” (donde está tu tesoro allí está tu corazón). Y no es falacia o palabra baladí, es imposible pasar por esta vida sin tesoros.

                La famosísima obra de J.R.R. Tolkien, la trilogía “El Señor de los anillos” es tremendamente ilustradora. Para Smeagol su tesoro es “el tesoro”, para Frodo el anillo es una pesada carga que el destino le ha obligado a llevar, y si has leído la obra o al menos visto la magnificente  adaptación cinematográfica, comprobarás que la felicidad de Frodo está en la de Sam, y viceversa.

                Gandalf, mago conocedor de todas las historias de la Tierra Media, sabe que el anillo de poder no sirve, que solo lleva al mal.

                Es curioso, (aquí va un inciso sobre algunos de los temas que han ido saliendo en los distintos comentarios en los blogs por los que he ido dejando mi semilla) quienes critican a la Iglesia Católica le suelen achacar que solo busca el poder político, el poder terrenal. Y a mí me parece que ni por asomo. Volviendo al “anillo de poder”, la política (el poder político) se parece a ese anillo que a todos los atrae y a todos los ata en las tinieblas. Todo el que intenta hacerse con el, le lleva a la perdición, y parece que a quién sin buscarlo, le “llega”, ese es precisamente quién más desea deshacerse de el.

                En ocasiones  la Historia ha depositado su confianza en la Iglesia peregrinante, en la Iglesia temporal. Y parece que, según lo visto, los únicos que han sido plenamente felices han sido los que han depositado su “anillo” en los fuegos del monte del destino, donde fueron forjados. Es decir, los que han dado a Dios lo que Dios le dio.

                Luego en definitiva, si la felicidad se alcanza en la Otra vida, cabe concluir con C.S. Lewis: “hay dos tipos de personas, las que dicen a Dios: Hágase Tu Voluntad; y a quienes finalmente Dios dice: Hágase tu voluntad” (C.S. Lewis, El Gran Divorcio. Un sueño)

 

Francisco Prieto Rosselló (director de pedaleosymas)

Anuncios

5 thoughts on “Ética para infelices.

  1. Kiko: alucino con este bloc, y con esta página…¡menudos libros y escritores citas! a mi me rechiflan!!!….me parecen un oceano de sabiduría…y como ellos pienso que se puede aprender a vivir y a llegar a ser feliz…pero no de golpe; a vecés cuesta…y que desde luego la fe es la llave más directa, pero es un regalo que no todo el mundo tiene.

  2. chico que entusiasmo te felicito por esta nueva entrada sobre la felicidad y la infelicidad, tema bellísimo como inagotable, muy dificil de definir : André Maurois perseguía una buena definición y creo que la encotró ¿que hace falta para ser feliz? UN POCO DE CIELO AZUL ENCIMA DE NUESTRAS CABEZAS,UN VIENTECILLO TIBIO,LA PAZ DEL ESPIRITU.
    Las personas infelices labran día a día su propia desgracia
    saludos

  3. La felicidad es un estado diametralmente opuesto al pensamiento. Cuánto más piensas menos feliz eres, seguro.

    Aunque no tiene la narrativa magistral de Tolkien, me permito recomendarle El hombre en busca de sentido de Viktor Frankl. Da qué pensar.

    Muy chulo el blog, felicidades!

    Saludos,
    Ana

  4. Ana, gracias por tu comentario.
    He leido a Frankl, y comparto muchas de los aspectos psicológicos que expone.

    Respecto a la apreciación que haces sobre la felicidad, no estoy del todo de acuerdo. Para ser feliz hay que pensar. Pero no solo se trata de pensar en general, sino de pensar bien. Ahí es donde está la clave.

    Todos somos en exceso teóricos, que en sí es una cosa buena, pero en la adecuación del pensamiento con la realidad (vease verdad) nos jugamos todo. Por eso digo que quién no se perciba como infeliz, jamás podrá cambiar y empezar a ser feliz. La felicidad es una tarea de toda la vida y de cada día.

  5. ANA:
    dijo Axel Munthe Sólo nosotros mismos podemos hallar la felicidad.Tiempo perdido es esperarla de otros.Solos debemos ganar la batalla de conseguirla, yo hago balance cada año de cuantos días he sido feliz el día de noche vieja y en mis recuerdos puede que el analisis final sean más o menos en el año 2007 unos 300 días este año pienso serlo si Dios quiere los 365 días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s