ANÁLISIS POLÍTICO 1.1 TECNOCRACIA

 

 

 

El gobierno de los técnicos 

 

 

 

 

 

 

Nota del segundo redacto a los lectores del blog: Aquí comienza una serie de artículos de política crítica que iré ampliando con afán de dar a largo plazo una visión global de mi cosmovisión socio-política y abrir nuevos debates entre internautas, pues pienso que la vida política global y en particular la española requiere una depuración extensa.

 

El movimiento tecnocrático es quizás una de las alternativas más potentes hoy en día para asegurar la prosperidad de un Estado, de hecho precisamente esa es su finalidad en última instancia.

Para aquellos que no estén familiarizados con el término daré una somera explicación:

La tecnocracia teoriza sobre un estado (o Tecnato) que siendo dirigido por los expertos en las diferentes ramas del gobierno podrían aplicar todos los avances tecnológicos  dados en sus respectivos campos. Por ejemplo, la política energética estaría guiada por ingenieros y economistas que podrían saber con más certeza que los abogados que hoy la llevan en España cuáles son las adecuadas medidas a tomar, qué riesgos conllevan, cuáles son las alternativas más novedosas en investigación, el ministerio de agricultura podría, con la dirección adecuada de los más brillantes ingenieros agrónomos prosperar sin dañar el medio ambiente, y un largo etcétera, que no va desencaminado si pensamos cómo los avances en la ciencia han sido los que han permitido a los sucesivos imperios planetarios imponerse al medio, tal y como los romanos dominaban el arte de la guerra y la economía, los árabes eran expertos agricultores y químicos, o la tan tristemente célebre bomba atómica que permitió a los Estados Unidos ganar la guerra a Japón sin apenas esfuerzo económico. 

La tecnocracia ha variado mucho desde su nacimiento, allá por el año 1920 en Norteamérica, si bien es verdad que se teorizó sobre ella desde los tiempos de Platón y más tarde tras la revolución francesa, pero el auge lo consiguió tras el crack del 29 cuando la gente tomó conciencia de las frágiles bases financieras sobre las que se había armado el capitalismo.

Fue en estos años cuando se estableció la mónada blanca y roja que ilustra este texto como símbolo del movimiento tecnocrático, que ilustra el equilibrio entre producción y consumo, de vital importancia en el debate que nos ocupa, porque no deja de ser paradójico que si como opinan los tecnócratas, el desarrollo de las ciencias traen bienestar pues incrementan la producción al aplicar máquinas y ordenadores que realizan los trabajos en un tiempo mucho menor, esto genera que disminuyan los puestos de trabajo y la gente en paro compita por los mismos puestos de trabajo, habiendo abundancia de mano de obra y reduciéndose los salarios, o sea, peor reparto de la riqueza y a la larga menos consumo, y menos producción: parálisis de la economía.

Si bien es verdad que este argumento es cierto, también lo es que en sociedades desarrolladas la natalidad baja, lo que reduce la mano de obra y reequilibra el proceso, habiendo cada vez peor reparto, pero también menos gente entre la que repartir, menos, pero más ricos,  pero hoy en día la buena marcha de este ciclo se ha visto roto por la entrada masiva en los países desarrollados de  mano de obra dispuesta a aceptar salarios míseros y que siguen teniendo numerosa descendencia, pero no debemos confundir el bienestar que la tecnología nos da con el malestar que el exceso de mano de obra genera, hay que decidir la mejor solución al problema, o bien limitar el la circulación de trabajadores libremente, o destruir las máquinas y prohibir su uso en el país , o aceptar la situación y vivir con sueldos mínimos y en continua reducción, aunque en la práctica mientras sigamos teniendo gobiernos neo-liberales (PP) o socio-liberales (PSOE) será la tercera de las tres la que se ejecute, porque es la más beneficiosa para empresarios y gobernantes con ánimo de lucro.

En la historia reciente ha habido también empresarios y/o economistas que escudándose en el término tecnocracia han llevado a cabo políticas liberales y de fomento de la privatización (Ministros Franquistas, el FMI, la OMC, etc. ) , pero se aprecia a simple vista la abismal diferencia entre estas entidades claramente pro-empresariales y el afán tecnócrata, que pasa por un mundo sin pobreza y donde ciencia y bienestar vayan de la mano para conseguir un mundo en armonía (Recordemos que el idioma de las ciencias es universal).

Para aquellos que estén interesados en el tema recomiendo que visiten la página de la Red de tecnócratas europeos, con sede en Suecia à en.technocracynet.eu 

Anuncios

3 thoughts on “ANÁLISIS POLÍTICO 1.1 TECNOCRACIA

  1. No quiero dejar pasar la oportunidad de mencionar lo acertado que se nuestra esta postura. La técnica y el desarrollo científico al servicio de la sociedad. No al revés. Sólo cuando se investiga por y para el hombre se acierta. La idea de fondo es que tanto el desarrollo económico como el bienestar pasan por un desarrollo adecuado a la realidad humana. Y lo más claro que subyace es que no hay en la propuesta tecnócrata atisbo de aristocracia. La política no debería ser un útil para el negocio. Ya publicaré un post al respecto.

  2. Brevemente quisiera añadir una frase de Albert Einstein al respecto de la realidad de la técnica y la ciencia, y su avance en relación con la felicidad y el bienestar:”¿Por qué esta magnífica tecnología científica, que ahorra trabajo y nos hace la vida mas fácil, nos aporta tan poca felicidad? La repuesta es está, simplemente: porque aún no hemos aprendido a usarla con tino. Albert Einstein. Fuente: http://www.proverbia.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s