BABEL, LA TORRE (Una segunda lectura)

torrebabel.jpg

             Hubo un tiempo en que todos los seres humanos trabajaban al unísono, todas las etnias estaban unidas sin importar el color, la edad o el sexo de sus miembros, y vivían en la más completa fraternidad organizados en la ciudad de Babel.

              La colaboración y hermandad era tal que decidieron derrocar al Dios  opresor que gobernaba su mundo y que les seguía haciendo pagar con el trabajo el dolor y la muerte el pecado que un lejano antepasado común realizó. Dios ni olvida ni perdona, aunque tengan que pagar, como en este caso justos por pecadores.

              En lugar de malgastar sus energías en absurdas luchas internas motivadas por aspectos físicos diferentes y perfectamente compatibles, supieron canalizar de manera constructiva sus diferencias y emprender un proyecto común, en el que valoraban la capacidad de trabajar por el bien común, el inconformismo y el perfeccionismo por encima del egoísmo y cuya meta era ni más ni menos que derrocar al cruel amo omnipotente.

                Su hazaña fue aún más meritoria, pues organizaron su revolución sin guerra ni sangre, no destruyeron la creación de Dios, decidieron mejorarla y demostrar que podían autogobernarse. Fue una guerra de herramientas y no de armas, de creación y no de muerte.

                Cuándo empezaron a trabajar hombro con hombro al Señor no le pasó desapercibido, y a pesar de la versión oficial, yo no veo aquí a un Dios que castigue la soberbia, puesto que si construir esa torre hubiera estado fuera de las posibilidades de los humanos no hubiera necesitado frenarlos, ellos mismos habrían fracasado; veo a un Dios asustado, que vio como unos insignificantes pigmeos se habían organizado y no iban a aguantar más su despótica dictadura.

                   Observen que tampoco se enfrentó directamente a los hombres en un alarde de fuerza, tirando la torre con un huracán o matando a unos cuantos, porque sabía que de hacer esto sólo conseguiría que los hombres levantaran de nuevo la torre con cimientos más profundos y anclajes más fuertes. Atacó la raíz de la fuerza del enemigo, su cohesión y hermandad. Sabía que era la única forma de acabar con ellos, sembrando la desconfianza, el odio, el conflicto y la INCOMUNICACIÓN ¿Dios es misericordioso?

               Dotó a cada uno de una lengua diferente, igual que hoy en día los medios de comunicación engañan a la masa proletaria haciendo que se enfrenten los pobres entre ellos luchando para beneficiar a los poderes fácticos.

               No demos a nuestros hijos el vergonzoso ejemplo que dio Dios en este mito, no les regalemos espadas de plástico enseñándoles a ser monstruos individualistas y consumistas, regalémosles rosas y plumas, dejemos que sueñen ellos con un mundo de fraternidad, dejemos que sueñen con Babel y nos digan cómo era el idioma, que unió por primera y última vez a toda la raza humana en Paz.

Segundo redactor de Pedaleosymás.

Anuncios

3 thoughts on “BABEL, LA TORRE (Una segunda lectura)

  1. Me gusta tu artículo: ¿Eres doctor en teología? o, por lo menos ¿Has leido la biblia alguna vez? o ¿la sabes leer?.

  2. Me alegro de que te guste mi artículo, va dirigido a gente como tú, interesada en expresar sus pensamientos y hacer crítica constructiva de las cavilaciones de los demás, gente ante todo intelectual y librepensante.
    No soy doctor en teología, ni siquiera soy doctor, soy estudiante de electrónica.
    Respecto a tu segunda pregunta, tengo que comentarte que me he leído la Biblia a trozos, normalmente me solía aburrir antes de llegar a terminar un Evangelio entero, pero en la lectura realizada encontraba a menudo contradicciones en los mensajes transmitidos y es a partir de los extractos que conozco desde los que lanzo mis reflexiones.
    Mi método de lectura es el análisis directo, sin más, sin predisponerme previamente en ningún sentido, no intento saber que me va a decir la biblia antes de leerla.
    De todos modos espero que desde los conocimientos que tu doctorado te otorga puedas argumentar un poco más tu posición para guiarme en mi vasta y profunda ignorancia sobre la palabra del Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s